Cómo ayudar a mis hijos a disfrutar de sus derechos

Nuestros hijos, en su rol de niños, tienen algunas obligaciones y también algunos derechos. Habitualmente, es sencillo detectar cuáles son las obligaciones que tienen pero, ¿a qué tienen derecho nuestros hijos? ¿Se podría considerar que jugar y divertirse es un derecho de los hijos? Sí, sin duda.

Otros derechos que podríamos destacar que pertenecen a nuestros hijos son sentirse muy querido, llorar cuando lo necesite, sentir que lo aceptamos, sentir que confiamos en él, tienen derecho a reír, a poder elegir, a cometer errores y a ser diferente a sus padres.

Para que ellos puedan disfrutar de todos estos derechos, nosotros, como padres, tenemos el papel de entender y respetar estas situaciones y derechos. Para ello, vamos a elaborar un decálogo de conceptos básicos:

1- No juzgues a los demás delante de tus hijos

Es posible que pongamos la atención en lo que falta, en las críticas, en los déficits de los demás. Si nuestros niños ven esto constantemente en casa, desarrollarán la misma capacidad crítica hacia los demás y hacia sí mismos. Debemos mantener una mirada de tolerancia hacia los demás. Este es el camino para que ellos desarrollen una mirada amorosa hacia sí mismos y hacia lo que les rodea.

2- Enséñales a distinguir lo que pueden cambiar y lo que no

Si hay algo que no te gusta de ti mismo, puedes cambiarlo. Esta es una enseñanza que hay que trasladar desde nuestra posición de padres. Hazles entender que ellos pueden aceptar todo lo que no se puede cambiar. Y hazles ver que hay cosas que sí se pueden cambiar.

¿Tu hijo conoce sus derechos y sabe cómo aprovecharlos?

3- Enséñales que la perfección no existe

Lo importante de tener un objetivo no siempre es alcanzar ese objetivo, si no disfrutar persiguiendo ese sueño. También puedes ayudarles a ver en qué son buenos. Pero, ante todo, deben comprender que los errores son necesarios para aprender y son una parte muy importante.

4- Enséñales a ser agradecidos

Tus hijos tienen que entender cuánto vale lo que tienen y valorarlo como merece. Tanto a los objetos como a las personas que tienen alrededor, así como valorar sus capacidades. Ayúdales a entenderlo desde el ejemplo. Enséñales a dar las gracias.

5- Reconoce sus capacidades y sus mejores habilidades

Diciéndoles que son generosos, que son divertidos, tiernos, cariñosos… Dales el reconocimiento porque será la llave más importante para que conecten consigo mismos. Pero ten en cuenta que no debes caer en la adulación y el halago. Intenta reconocer sus actos desde la admiración verdadera y la sinceridad.

Otros derechos de nuestros hijos son no ser ordenado, brillar por lo que es y por quién es, ser respetado por sus padres o ensuciarse

6- Enséñale a cambiar los pensamientos negativos en positivos

Es muy sencillo encontrar las partes negativas en muchas cosas que pasan a lo largo de la vida. Permíteles que sean conscientes de lo que dicen y piensan de sí mismos. Que puedan aprender a cambiar el “no puedo» o el «no me atrevo» por el “puedo y voy a intentarlo”.

7- Edúcales a ser solidarios a través de tu ejemplo

Como padre, eres el primer espejo en el que se fijarán tus hijos. Si tu tienes una actitud solidaria ante los demás, ellos recogerán ese ejemplo y lo adoptarán en su vida.

8- Permíteles probar cosas nuevas

Para que conecten con sus actitudes, es una buena práctica que prueben cosas nuevas y cosas distintas. De esta forma, podrán entender las diferencias y tendrán que comportarse de manera diferente, aprendiendo nuevas habilidades y actitudes.

9- Ayúdales a que conecten con lo que con lo que realmente les gustaría conseguir

Para seguir avanzando, es importante tener un objetivo. A partir de establecer un fin, ayúdales a elaborar un plan para lograrlo que no sea demasiado complejo y les permita dar pasos hacia adelante.

Ayuda a tus hijos a disfrutar de sus derechos10- Muéstrales que sus opiniones, ideas, argumentos y pensamientos te importan

La mayor libertad que pueden adquirir y aprender tus hijos es la libertad de expresar sus pensamientos y sentimientos. Si encuentran a un interlocutor que les permita abrirse y le da importancia a sus opiniones e ideas, se sentirán importantes y se verán más preparados para expresarse libremente.

Si has puesto en práctica todos estos consejos, podrías apreciar algunos beneficios en el comportamiento de tus hijos. Algunos de estos beneficios pueden ser:

  • Les daremos confianza en sí mismos, les haremos sentirse seguros.
  • Les ayudaremos a manejar mejor sus emociones.
  • No les preocupará lo que los demás piensen de ellos.
  • Serán más autónomos e independientes.
  • Serán más responsables.
  • Respetarán y aceptarán mejor los límites.
  • Tendrán buenas relaciones sociales.
  • Tendrán fuerza para luchar contra los problemas y los obstáculos.
  • Se sentirán seguros de sí mismos.

¿Crees que tus hijos disfrutan de sus derechos plenamente? ¿Has apreciado que tus hijos se coartan ante sus derechos? Si crees que puede ser una situación poco natural, puedes ponerte en contacto conmigo.

Posts relacionados:

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.