El trauma infantil: qué es y cómo tratarlo

“El trauma es una experiencia negativa que no puede olvidarse o dejar atrás.”

Tamara Hill, psicóloga y terapeuta especialista en trauma

¿Qué es el trauma en el niño o el adolescente?

El Instituto Nacional de Salud Mental define el trauma infantil como «un evento doloroso o angustiante que experimenta un niño. A menudo tiene efectos duraderos mentales y físicos».

Existen muchas causas que pueden desencadenar en una situación traumática para un niño o un adolescente. Desde episodios evidentes como la muerte de un padre, abusos o un acontecimiento excepciónal como vivir una catástrofe natural a otros que hacen tambalear el entorno del niño y el adolescente y con ello el bienestar o la seguridad.

Sobrellevar esta situación traumática necesita en muchas ocasiones de ayuda de un profesional con el que intentar entender, procesar y hacer frente a estas experiencias que suponen un obstáculo en el desarrollo físico, intelectual y emocional del niño y adolescente.

El Mindfulness puede ayudar a tratar las situaciones traumáticas

¿Cómo tratar el trauma en el niño o el adolescente?

La práctica del Mindfulness ayuda a desarrollar la actitud de estar en el presente pero sin juzgarlo y desafía el estado traumático que ha provocado un distanciamiento emocional del sí mismo. A su vez facilita el cambio desde la rigidez  hacia la integración del proceso.

El hecho de observar y aceptar los eventos privados, tales como pensamientos, emociones o recuerdos que surjan durante el proceso, ayuda a desarrollar capacidades como la autocompasión, la disminución del estrés, de la depresión y un aumento de emociones positivas así como una activación de la regulación emocional y conductual.

Mediante la terapia, se explora junto al niño o adolescente, cómo se ha construido la narrativa traumática y se implementa la regulación emocional. Ante una situación de trauma, el niño o adolescente está atascado en una situación puntual traumática o ha vivido malos tratos y espera que el futuro sea amenazante, la terapia debe actuar como un bálsamo o un antídoto a esta situación. También el paciente en estas situaciones pierde la conexión consigo mismo, por lo tanto es un reto el cómo acercarse al niño o adolescente lentamente, dulcemente, creándole un clima de seguridad que es la base tratamiento.

La Terapia de Aceptación y Compromiso para tratar el trauma en el niño o adolescente

En el trauma la evitación experiencial es un factor clave que ayuda a la cronificación del proceso y que también tenemos que abordar.

Crear esa seguridad para poder llevarle de la mano a visitar espacios que puedan darle miedo, son pilares fundamentales en el tratamiento.  Y así vamos atravesando diferentes fases durante el tratamiento.

Vamos a conectar al paciente consigo mismo de nuevo y se le ayuda a estar de nuevo viviendo el presente sin sentirse amenazado, desarrollando actitudes a veces muy retadoras en ellos, como la amabilidad con uno mismo.

Si te encuentras en una situación similar puedo ayudarte. Consúltame tus dudas.

Posts relacionados

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.